Caminar sólo 40 minutos al día puede beneficiar altamente tu salud. Vamos a ver los increíbles beneficios que puede tener dar un paseo y es que caminar tiene la fama de animar nuestro cuerpo, pero realmente caminar esconde muchos más logros impresionantes de lo que pensamos, y no sólo nos ayuda a quemar esas calorías de más si estamos intentando bajar de peso, y es que puede aumentar las probabilidades de supervivencia de los pacientes con cáncer de mama.

Aquí hay razones de sobra para que salir a caminar sea parte de nuestro estilo de vida saludable y nos ayude a mantenernos en el peso adecuado:

– Ayuda a mantener a raya la diabetes. Nuevos estudios demuestran que caminar a paso ligero contribuye a una reducción significativa del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La resistencia a la insulina es un factor de predicción de esta enfermedad, incluso en personas con niveles normales de glucosa. Sin embargo, un reciente estudio británico encontró que las personas con antecedentes familiares de la enfermedad, que caminaba rápidamente, o realizan algún otro tipo de actividad moderada pasando a vigorosa de forma rutinaria, mejora la sensibilidad a la insulina.

– Mejora de la vida sexual. Sexo y ejercicio van de la mano. En un estudio de mujeres de entre 45 y 55 años de edad, quienes se ejercitaron caminando a paso ligero, desarrollaron no sólo un mayor deseo sexual, sino también una mayor satisfacción sexual.

– Ahorra en gastos de gimnasio. Con la situación económica que llevamos últimamente, la gente está recortando en gastos, y eso incluye las visitas a estos centros. En una encuesta de la Asociación Americana del Corazón, una cuarta parte de las 1.000 personas encuestadas recortaron sus membrecías en gimnasios. Pero no importa donde vivas, siempre habrá un lugar donde puedas hacer un tranquilo recorrido, y hacer por lo menos 150 minutos de caminata de intensidad moderada a la semana puede ayudar a manejar el estrés y prevenir enfermedades del corazón.

– Puede ayudarte a disminuir ciertos medicamentos. Datos de Estudio de Salud de las Asociaciones de Caminantes a nivel nacional que incluyen más de 32.000 mujeres y 8.000 hombres, los investigadores encontraron que aquellos que tomaron el más largo de los paseos semanales, no acumula necesariamente el mayor número de kilómetros por semana, tenían más probabilidades de utilizar menos medicación. Esto no debe hacernos reducir los paseos cortos y con mayor frecuencia durante la semana, pero se debe considerar hacer un paseo por más tiempo una vez a la semana, tal vez en el fin de semana cuando se tiene más tiempo libre.

– Puede ayudar a disminuir el dolor de la fibromialgia. Esta condición crónica afecta a más del 4 por ciento de la población, e implica a menudo mucho dolor, fatiga y confusión mental. Un pequeño estudio encontró que en las mujeres 32 a 70 años de edad, que caminaron 60 minutos, realizaron ejercicios ligeros, y extendieron estas rutinas tres veces a la semana durante 18 semanas mostraron mejoras significativas en la marcha y la capacidad mental, y estaban menos cansados ​​y deprimidos.

– Ayuda a vencer el cáncer de mama. Las mujeres que caminan con regularidad después de ser diagnosticadas de cáncer de mama tienen un 45 por ciento más probabilidades de sobrevivir que las que están inactivas, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology.

– Caminar y dar paseos reduce el riesgo de tener apoplejía. Caminar a paso rápido por tan sólo 30 minutos, cinco días a la semana puede reducir significativamente el riesgo de sufrir un accidente cerebro vascular, según investigadores de la Universidad de Carolina del Sur. Después de estudiar 46.000 hombres y 15.000 mujeres a lo largo de 18 años, los que tienen mayores niveles de aptitud física asociados con caminar a paso ligero regularmente tenían un riesgo 40 por ciento menor de sufrir estas enfermedades que los que tienen una condición física más baja.

– Puede proteger tu mente. Investigadores italianos reclutaron 749 personas que sufren de problemas de memoria en un estudio y midieron su caminar y otras actividades moderadas, como trabajar en el jardín. En los cuatro años de seguimiento, se encontró que los que gastan más energía caminando tenían un riesgo 27 por ciento menor de desarrollar demencia que las personas que gastan menos. Esto podría ser el resultado de la función de la actividad física para aumentar el flujo de sangre al cerebro.

– Bajar de peso y mantenerte. La gran mayoría, y si no todos los programas para perder peso recomiendan caminar por lo menos 60 minutos diarios de esta actividad física incluso realizarla con intensidad moderada y a paso ligero. ¿Estoy caminando lo suficiente para bajar de peso? Esta hora diaria es suficiente para quemar unas 300 calorías, lo que nos llevaría a perder unos 4 Kg en 6 meses.

– Baja la presión arterial. Con unos 10,000 pasos por día, o menos, que son una hora diaria serán suficientes para controlar presión arterial.

– Fortalece tus huesos. Nuestros huesos tienden tendencia a debilitarse a medida que envejecemos, pero podemos fortalecerlos  caminando de manera regular. Caminar es de bajo impacto y evita la pérdida de densidad ósea, lo que reduce el riesgo de osteoporosis, fracturas y lesiones. Dado que los huesos determinan nuestro marco, los huesos más fuertes y saludables ayudan a mejorar la postura, la resistencia y el equilibrio. Caminar también puede prevenir la artritis y reducir el dolores asociados a ella.

– Mejora nuestra digestión. Una mala digestión puede acarrear muchas molestias gastrointestinales, hinchazón, estreñimiento, diarrea e incluso cáncer de colon. Por ello, es muy importante mantener el sistema digestivo en buena forma. Aunque tengamos buenos hábitos de alimentación y beber abundante agua, también se hace necesario caminar para mejorar la digestión. Hacer una caminata o un buen paseo después de las comidas tiene buenos resultados en el proceso digestivo.

También te puede gustar

7 consejos para adelgazar

Interesantes consejos y trucos para conseguir adelgazar de forma rápida