abdomen plano

Queremos recomendarte un plan de rutina y dieta de un día de trabajo común, fácil de aplicar, y efectivo para ayudar a quemar grasa, sobre todo la abdominal que es la más peligrosa. Vayamos al grano sin perder tiempo:

– Levántese temprano para hacer ejercicios antes que nada en el día. Ni siquiera desayunar, solo tómese un jugo o cómase una manzana, a no ser que sea necesario por prescripción médica. Haga primero ejercicios de calentamiento y luego salga a correr, o caminar, patinar, nadar, saltar la cuerda por una hora.
– Después el baño relajante ya desayunar. El desayuno debe ser bien variado con cereales, legumbres, vegetales, frutas secas como las almendras y frutas secas. El yogurt descremado sin endulzantes, ni colorantes es muy buena opción. También huevo hervido, pan y galletas integrales.
– El resto del día deberás movilizarte, moverte, cambiar de posición cada 30 minutos aproximadamente, sobre todo si estás sentado durante horas en un escritorio u ordenador.
– Para cuando vaya llegando la noche deberás repararte para tu última comida del día. Esta ingesta antes de acostarte debe de al menos dos horas antes de dormir, que es más o menos el tiempo de una digestión, cuando son ligeros los alimentos.
– Un ejercicio valioso para cuando llegues a casa después de una jornada laboral, es el yoga, el tai chi, que son sumamente relajante, que disminuye el estrés y la ansiedad. Que son recomendables acompañarlos antes con una buena tanda de ejercicios abdominales. Si estos abdominales pudieras hacerlos más de una vez por día, su eficacia sería a un mayor, en 3 series de 10 repeticiones.
– A esta hora el metabolismo basal de tu organismo este más bajo, por lo que los alimentos deberán ayudar a que este se efectúe adecuadamente, y a evitar acumular caloría o grasas con esta comida, que no podremos gastar, ya que entraremos en estado reposo en pocas horas.

Quema grasa abdominal eficientemente:

zumo jugo naranja

Para quemar grasa abdominal eficientemente, no nos cansamos de repetir, que es necesario combinar varios tipos de ejercicios cardiovasculares, con una dieta balanceada y estilos de vida que combatan el sedentarismo y la sobrealimentación.
Cuando no se combinan estos procesos el resultado disminuye, se enlentece, y no logramos los objetivos de bajar de peso, y perder grasa abdominal. Hay que hacer ejercicios y dieta.
Para mejorar el resultado te recomendamos una serie de consejos:
– Duerme bien, el insomnio, o dormir pocas horas al día trastorna toda la actividad de nuestra vida, aumentan el estrés y la ansiedad, que muchas veces provoca un apetito psicológico, que nos hace comer sin límite y amentar de peso a gran velocidad.

Consejos para fortalecer los abdominales:

saltar la cuerda

– La hidratación es muy importante porque nos permite eliminar toxinas, cooperar con los procesos de filtración de la sangre que realizan los riñones, y mantener tonificada y saludable nuestra piel.
– Incorpora a tu dieta las frutas secas, que puedes comer a cualquier hora, son una fuente valiosa de proteínas y de omega 3 y 6, así como el aceite de oliva extra virgen. Las grasas vegetales son importantes para el funcionamiento correcto de nuestro organismo, y disminuyen el colesterol.
– Alimentos como la manzana, las legumbres, los cítricos, las cerezas, provocan un aumento en el metabolismo de las grasas, por tanto su disminución abdominal también.
– Las verduras aportan los minerales y las vitaminas indispensables para la realización adecuada de los diferentes procesos en el cuerpo, y en el metabolismo de los alimentos.
– No pases hambre come 5 o 6 veces al día, de forma ligera, pero que te sacien. Si pasas hambre comenzarás a hacer grandes ingestas, sobre todo de grasas.
– Ejercicios cardiovasculares en la mañana y en la tarde noche, o al menos uno de los dos. Combínalos con ejercicios de fuerza y de peso.
Consejos que necesitan de ánimo, de voluntad y de mucha perseverancia.

Precauciones al eliminar grasa abdominal:

sin barriga

Debemos conocer qué cosas no hacer cuando perseguimos eliminar la grasa abdominal, sobre todo cuando escuchamos consejos y recomendaciones que a veces lo que hacen perjudicarnos, e incluso enfermarnos.
Todos los médicos y nutricionistas del mundo aconsejan el desayuno como el alimento más importante del día. Pero cuando tenemos sobrepeso, o padecemos de obesidad, el no desayunar se convierte en un alto riesgo para la salud. Porque el ayuno prolongado provoca un apetito más voraz, debido a la necesidad de energía y de nutrientes que el organismo demanda después de tantas horas sin comer, que van desde horas del día anterior. El metabolismo decrece como forma adaptativa del cuerpo para ahorrar energía, así que engordas y acumulas más grasa, ya que los alimentos que ingieres, después del ayuno prolongado, se almacenan casi todo en forma de grasa cuando no desayunas.

alimentos para bajar de peso

Desayuna siempre, con alimentos que contengan todos los grupos alimenticios, de forma que estén balanceados. Esta dieta se incorporará al resto de las comidas del día.
Otro consejo es el de hacer ejercicios en la mañana y después no desayunar, por la idea equivocada que de esta manera adelgazamos quemamos más grasa. Ya explicamos los riesgos de no desayunar. Pero si practicamos ejercicios en medio de este ayuno podemos padecer de hipoglucemias que son muy peligrosas. Los síntomas del azúcar baja o hipoglucemia son nerviosismo, confusión, temblores, sensación de desmayo, sudores fríos, ataxia, dolor en el pecho, mareos hasta desmayo.

ejercicio al aire libre
Para practicar ejercicios en la mañana, debes desayunar después, o tomar al menos un jugo antes de comenzar la práctica de los mismos.
Los ejercicios deben practicarse 1 o 2 veces por día, y de 3 a 4 veces a la semana. Mezclando ejercicios cardiovasculares, con ejercicios de fuerza. Las opciones más recomendadas son la natación, saltar la cuerda, patinar, aerobic, correr, caminar, sentadillas, lagartijas, barras paralelas o barra fija y ejercicios con pesa y equipos de entrenamiento.

También te puede gustar

Las dietas pueden causar depresión

Las coincidencias entre dieta y depresión son más habituales de lo que pueda parecer.