Lo que se conoce hoy en día como Vitamina B12, incluye al compuesto cianocobalamina y sus dos coenzimas: metilcobalamina y desoxiadenosilcobalamina, que mediante reacciones químicas se convierten en vitamina activa o coenzimas respectivamente, dependiendo de las necesidades del organismo. La vitamina B12 es una vitamina hidrosoluble al igual que el resto de vitaminas pertenecientes al complejo B (Tiamina, Riboflavina, Niacina, Ácido pantoténico, Piridoxina, Ácido fólico) y la vitamina C. Los términos vitamina B12 y cianocobalamina se usan indistintamente.

En general se le denomina también Cobalamina y un complejo hexacoordinado de cobalto, con distintos sustituyentes según se trate de la vitamina activa o sus coenzimas.

La vitamina B12, al igual que las otras vitaminas del complejo B, es importante para el metabolismo, ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central. El ser humano no tiene la capacidad de producirlo en su cuerpo en cantidades significativas, al contrario los rumiantes, como las vacas y ovejas, que lo obtienen en grandes cantidades por síntesis de determinadas bacterias en los pliegues de sus estómagos. Es imprescindible la incorporación a través de los alimentos. La única fuente natural para el hombre está integrada exclusivamente por alimentos de origen animal (los huevos, la carne de res, la carne de aves, los mariscos, al igual que en la leche y sus derivados).

Cantidad de vitamina B12 que debemos ingerir diariamente (C.D.R.)

Las necesidades varían de acuerdo a la edad, el sexo en algunos casos y a la condición fisiológica de cada individuo. Aquí mostramos cantidades orientativas, por eso recomendamos consultar con un profesional.

Personas adultas: 2 ,4 microgramos (mcg)/ día.
Un adulto sano (de 19 años en adelante) se estiman en 2,4 microgramos por día, estas necesidades son calculadas en base a lo que es necesario ingerir para mantener parámetros sanguíneos estables.
Mujer embarazada: 2’2 mcg/ día.
Mujer lactante: 2’6 mcg/ día.
En mujeres embarazadas y en periodos de lactancia, las necesidades están levemente aumentadas.
Lactante de 0 a 5 meses: 0’3 mcg/ día.
Lactante de 5 meses a 1 año: 0’5 mcg/ día.
Niños, de 1 a 3 años: 0’7 mcg/ día.
Niños, de 4 a 6 años: 1’0 mcg/ día.
Niños, de 6 a 9 años: 1’4 mcg/ día.
Niños, de 9 a 13 años: 1’8 mcg/ día.
Niños, de 13 a 19 años: 2’4 mcg/ día.

En los niños los requerimientos van aumentando desde el nacimiento hasta la adolescencia, debido a las demandas metabólicas del crecimiento.
Se recomienda a aquellas personas vegetarianas estrictas, o veganas, que consuman suplementos farmacológicos que la contengan, o alimentos fortificados, cabe destacar que siempre debe hacerse bajo indicación de un profesional de la salud. Aquellos que no sean vegetarianos estrictos, llamados ovo lacto vegetarianos, ovo vegetarianos y/o lacto vegetarianos pueden obtener la vitamina B12 a partir de productos lácteos y huevos.

En adultos mayores, de edad avanzada, suele disminuir levemente la absorción, debido a la disminución en las funciones gástricas, lo que no llega a producir una deficiencia grave, pero que puede causar algunos grados de carencia leves, como aumento de homocisteína en sangre o problemas neurológicos entre ellos deterioro de la memoria y algunas funciones cognitivas como el razonamiento, la lucidez, la orientación y la capacidad de resolver problemas.

Déficit de vitamina B12: causas y consecuencias


Las necesidades de vitamina B12 están perfectamente cubiertas con una alimentación variada y balanceada pero una de las principales causas de la carencia de vitamina B12 es la disminución en la ingesta de la vitamina B12, como por ejemplo, la conversión al vegetarianismo estricto, veganismo, sin planificar una dieta controlada en la que se haya comprobado que suministra las cantidades diarias necesarias de la vitamina B12. Si la dieta contiene alimentos de origen animal, y el organismo funciona correctamente es muy improbable que esto ocurra.

Circunstancias comunes en las que puede haber un déficit de vitamina B12:

Personas mayores de 50 años ya que a partir de cierta edad, se puede presentar una disminución de los ácidos gástricos y del factor intrínseco, por lo tanto la absorción de vitamina B12 se ve afectada.
Uso continuado de medicación contra la acidez, gota, epilepsia.
Abuso en el uso de laxantes.
Como mencionamos antes los vegetarianos estrictos: quienes no ingieren ningún alimento de origen animal y no llevan una dieta controlada y equilibrada.
Falta de hierro, folatos y vitamina B6
Tabaquismo que es responsable de la mala absorción de cobalamina
Enfermedad de crohn o colitis ulcerosa, por las excesivas diarreas, como así también las personas que hayan sido sometidas a alguna cirugía estomacal.
Embarazo y lactancia, periodos de la vida donde se requiere suplementar con vitamina B12.
En los inicios de su descubrimiento investigaciones afirmaban que la carencia continuada de vitamina B12 provocaba una forma de anemia que puede causar la muerte a quienes la padecían, y a esta enfermedad la denominaron anemia perniciosa. Con el tiempo se ha descubierto que lo que realmente ocurre es un defecto genético en la producción del factor intrínseco, no permitiendo que se absorba bien la vitamina B12, causando su carencia.

La anemia perniciosa causada por la carencia de vitamina B12 es de tipo megaloblástica, o sea que los glóbulos rojos aumentan de tamaño, al igual que ocurre con la anemia por deficiencia de Ácido Fólico.

Algunos síntomas típicos debido al déficit de vitamina B12:

El cansancio, la somnolencia, la palidez de piel y mucosas.
Aumento de la frecuencia cardíaca.
Pueden presentarse alteraciones a nivel neurológico como hormigueos u entumecimientos en los miembros superiores o inferiores, ya que afecta al sistema nervioso, y se denomina parestesias.
Se han observado también pérdidas o disminución de las funciones cognitivas como la memoria y el lenguaje.
En casos de carencia grave se recetan suplementos o inyecciones intramusculares mensuales, ya que el hígado la almacena y después la distribuye a los tejidos cuando es necesario. Si la carencia es leve o moderada, se intenta cubrir los requerimientos a través de los alimentos, ya que es la vía más sana y natural.

 

Se recomienda a los vegetarianos estrictos, o veganos, llevar un control de los niveles de la vitamina B12 para evitar este tipo de enfermedades ya que en estudios realizados por la Vegan Society en numerosos vegetarianos estrictos, o veganos, se han encontrado un déficit de vitamina B12.

Exceso de vitamina B12
No se han descripto casos de sobredosis de la vitamina B12, ni siquiera consumiendo dosis altas debido a su alto grado de absorción y a su eficaz eliminación por la orina y por materia fecal cuando se excede la capacidad que se puede transportar en el plasma sanguíneo. Por este motivo se establece un nivel mínimo diario y no un nivel máximo de ingesta, aunque siempre es bueno tener precauciones.

¿En qué alimentos de encuentra la vitamina B12?

La vitaminaB12 o cianocobalamina es sintetizada sólo por microorganismos producidos en el sistema digestivo de los animales. Los vegetales no la producen y si es que la contienen es sólo por contaminación del suelo, salvo raras excepciones.

Las fuentes de vitamina B12 son alimentos de origen animal como carne, pollo, pescados, mariscos, huevo, y la fuente más abundante son las carnes de órganos: hígados, riñones, corazón y sesos. También se consideran fuente los productos lácteos y los huevos.

En el huevo, además de ser un alimento rico en proteínas y podemos encontrar una cantidad de 1,28 microgramos de vitamina B12 por huevo más o menos.

La cantidad de vitamina B12 que tiene una taza de leche es de 1.2 microgramos y sus derivados también contienen vitamina B12. Por ejemplo, el yogurt natural también contiene vitamina B12 (1.28 microgramos cada 200 gramos) y una taza de queso Cottage (220 gramos aprox.), contiene 1,3 microgramos mientras que el queso suizo contiene 0,95 microgramos por cada 30 gramos.

Por lo tanto, Una taza de leche (1.2 microgramos) con una porción de cereales (6.5 microgramos) son suficientes para alcanzar los valores necesarios, no hay que olvidar que su absorción es cercana a un 50% de lo aportado y que el exceso es eliminado vía urinaria o fecal.

Actualmente el mercado también cuenta con productos de origen vegetal enriquecidos con vitamina B12 mediante procesos tecnológicos como es el caso de los cereales, que son muy ricos en fibra, y dentro de éstos sobre todo los integrales. La fibra dietética tiene múltiples beneficios comprobados a nivel científico; regula el tránsito intestinal y tiene función anti cancerígena, ya que evita que las sustancias contenidas en la materia fecal estén en contacto con la mucosa intestinal durante tiempo prolongado, lo que resulta nocivo.

Las vitaminas que se encuentran de forma natural en los alimentos presentan mayor y mejor biodisponibilidad, es decir, capacidad para ser absorbidas, que las vitaminas sintéticas formuladas en laboratorios.

Dentro de las fuentes no naturales se puede encontrar: suplementos medicamentosos, inyecciones intramusculares de aplicación mensual y actualmente en desarrollo una terapia de inhalación (nasal) semanal de vitamina B12.

Con una alimentación completa y variada se cubren fácilmente los requerimientos de la vitamina B12.

Pequeña historia de la Vitamina B12
1872 – A. Biermer introduce el término anemia perniciosa, aunque la primera descripción se atribuye a T. Addison en 1855.

1926 – Los médicos G. Minot y W. Murphy descubrieron que el hígado crudo servía para el tratamiento de la anemia perniciosa.

1948 – El químico Karl Folkers aisló a partir de hígado de vacuno la cianocobalamina, reconociéndola como el factor anti anemia perniciosa.

1962 – Dorothy Crowfoot Hodgkin publicó la estructura de este compuesto habiéndola elucidado mediante difracción de rayos X. En 1964 le concedieron el Premio Nobel de Química por sus estudios.

1978 – Fue totalmente sintetizada por Albert Eschenmoser.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar

Es posible perder peso consumiendo alimentos crudos

Los alimentos crudos contienen muchas enzimas que son beneficiosas para nuestro sistema digestivo.