combatir el hambre

Durante décadas, el Santo Grial de la industria de las dietas ha sido un supresor del apetito totalmente natural sin efectos secundarios que sea más efectivo que la pérdida de peso en sí. Como el Santo Grial, el mismo ha sido elusivo. Las compañías farmacéuticas en el área de la nutrición pensaron que lo habían encontrado en los bloqueadores de almidón, en la ephedra, en los conectores de grasas. La lista continúa. Si bien muchos de estos funcionaron, generalmente llegaban con una larga lista de efectos secundarios, muchos de ellos peligrosos.  Luego de un torbellino inicial de excitación y ventas, la mayoría eran sacados de la pista por informes de los peligros asociados con su consumo, y algunos incluso fueron prohibidos en los Estados Unidos.

La última llegada al circuito de lo que se pensaba ser el Santo Grial de la Pérdida de Peso es una planta suculenta africana sin precedentes llamada hoodia gordoni. Luego de autorizada su venta en los EE.UU. a principios del 2004, ha venido ganando renombre por sí misma como un poderoso supresor del apetito que puede ayudar en la pérdida de peso.  Su popularidad fue incrementada significativamente por los informes presentados en 60 Minutos, ABC News y BBC News.

Como parte del informe de la BBC, el corresponsal de BBC 2, Tom Mangold, viajó a África para tomar muestras de la hoodia in situ. Él y su camarógrafo, quien también probó la planta, informaron sentirse placenteramente satisfechos por casi 48 horas luego de comer un trozo de hoodia gordoni.

bajar de peso rapido

La planta de hoodia ha sido utilizada durante siglos por los miembros de la tribu San del desierto de Kalahari para suprimir los dolores del hambre durante largas cacerías y viajes.  Las investigaciones modernas han aislado un “ingrediente activo” llamado P57. Aunque la investigación aún es escasa, parecería que este ingrediente actúa hacienda creer al hipotálamo que aún hay más azúcar en la sangre de la que realmente hay.

¿Funciona realmente?  ¿Cuáles son las mejores pastillas para adelgazar? Aún es muy pronto para decirlo, pero en una prueba clínica realizada por Phytopharm, la empresa que tiene la patente en proceso para extraer P57 a partir de la hoodia, las personas que tomaron hoodia disminuyeron su ingesta de calorías hasta en 1000 calorías por día. Las cifras son impresionantes.

¿Pero es segura? Otra vez, la investigación es aún muy escasa como para llegar a una decisión razonable al respecto.  No existen efectos secundarios conocidos – pero tampoco ha sido utilizada fuera de una pequeña tribu en África hasta hace sólo dos años.  Es posible que existan efectos secundarios con el uso a largo plazo que aún no se hayan evidenciado.

Hasta entonces, sea precavido al comprar productos hechos con hoodia. Muchos de los productos disponibles comercialmente prácticamente no contienen hoodia

Gordoni en absoluto. Consulte a su médico antes de comenzar cualquier programa de adelgazamiento que involucre el uso de supresores del apetito. Esto es particularmente importante para los diabéticos o pre-diabéticos, ya que la acción de la planta de hoodia puede engañar al cuerpo haciéndole creer que el nivel de azúcar está bien cuando en realidad se acerca a un shock hipoglicémico.

Hay ciertas reglas de oro que usted tiene que seguir al adquirir Hoodia:

hoodia gordonii
Hoodia Gordonii es una hierba procedente del desierto Kalahari en el sur de África.

1. Escoja el producto con un contenido de 100% Hoodia Gordonii en polvo. Las tribus SAN no la mezclarían nunca con nada

2. Insista en que provenga de África. No la acepte desde China u otros países. Busque el certificado de análisis en el establecimiento. Este documento validará el país de origen. Sin este certificado, no compre.

3. No escoja un producto que tiene menos de 400mg de peso .La dosis no será suficiente para reducir su apetito y no hará su efecto. Cuanto más grande la cápsula, mayor será el efecto de Hoodia.

4. No compre productos de empresas que presumen de haber concentrado más de 500mg de Hoodia en una cápsula. Muchos lo han intentado y es prácticamente imposible de ingerir.

5. Tengan cuidado con las empresas que intentan engañar al cliente demasiado confiado. Hay empresas que venden 50mg de Hoodia concentrada, a veces hasta sostienen que eso equivale a 1 000mg de Hoodia en una cápsula. Eso no es así. Cualquier cápsula de Hoodia disponible a la venta tiene la misma concentración, porque lo que ocurre es que, al eliminar el contenido de agua de esta planta y luego se elaboran los polvos. El peso en miligramos les aclara cuanta Hoodia hay en la cápsula, ¡tampoco hace falta sacar la calculadora!

6. No se fíe de ningún producto que es demasiado barato. Hoodia Gordonii en estado puro es escasa, por lo tanto no puede ser barata. Si le parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Nosotros estamos convencidos de que nuestra oferta es la mejor, no tanto por su bajo coste, sino por su alta concentración.

¿Todas las plantas de Hoodia son iguales?

No todas son iguales; A pesar de su origen en el desierto de África, ahora también se cultiva en China, México, hasta en los EEUU. Aunque conserva el mismo nombre, sus componentes químicos pueden ser bastante distintos. Vamos a tomar como ejemplo una fruta: la naranja. Se cultive donde se cultive, se sigue llamando naranja, pero el sabor, la textura, entre otras cosas son distintos. Las naranjas de California, conocidas como naranjas de mesa, tienen exactamente el mismo contenido de zumo. Las de Florida son más jugosas y tienen la piel más fina y la mayoría se utilizan para zumo. Las naranjas brasileñas, por otra parte, tienen un ligero sabor amargo. Todas siguen siendo naranjas, pero, como se ha podido dar cuenta, son bastante diferentes.

Lo mismo pasa con otros productos naturales como, en este caso, Hoodia Gordonii, cuyos efectos no se pueden comparar con los de la misma hierba cultivada en otras partes del mundo. La única especie cuya eficacia ha sido comprobada es la que crece en el desierto de Kalahari.

También te puede gustar

Las dietas pueden causar depresión

Las coincidencias entre dieta y depresión son más habituales de lo que pueda parecer.