trucos para adelgazar

Comer es un placer, pero con tantas comidas familiares, salidas, y tantas comidas sabrosas y con tantas calorías, el día a día de nuestra dieta puede convertirse en un verdadero infierno. Incluso sin darnos cuenta nuestro cerebro está constantemente intentando recompensarnos con alimentos dulces y ricos en calorías, esto nos mantiene adictos a ellos.

Esta situación unida a la facultad que tiene nuestro organismo para acumular energía en forma de grasa para largos períodos sin comer, nos obliga a cambiar nuestros hábitos para parar esta continua acumulación de grasa que viene desde nuestros antepasados paleolíticos. Pero en nuestra vida moderna no necesitamos de tales acumulaciones y de excepcionales esfuerzos físicos para poder sobre vivir a nuestra vida cotidiana.

Lo que si necesitamos es unas ayudas para mantenernos en forma, rutinas que de forma inconsciente nos ayuden a quemar esas calorías de más. Con este pensamiento, porque no adoptar pequeños hábitos que nos ayuden a quemar esa energía demás.

Trucos para adelgazar que nos harán restar calorías diariamente:

– No descuides tu higiene bucal:

higiene dental

Cepillarse los dientes inmediatamente después de cada comida hará que al menos durante 30 minutos no picarás nada, y es que esa sensación de limpieza y fuerte sabor a menta puede hacer que los alimentos sepan de forma extraña y nos abstengamos de probarlos. No descuides estos hábitos de limpieza y eso hará que se retrase las ganas de pellizcar cualquier cosa.

– El picante puede reducir el apetito:

Muchos estudios han demostrado que el picante puede tener cierto efecto adelgazante. En principio porque sube la temperatura del cuerpo y aumenta el gasto energético. Otras investigaciones le confieren a la capsaicina, un elemento que se encuentra en los pimientos picantes, ciertas propiedades para frenar la proliferación de nuevas células grasas y estimula la eliminación de las que se acumulan con el tiempo. Cierto o no, comer picante hará que comamos de forma más lenta e ir asimilando la explosión de sabores, lo que puede reducir nuestra ansiedad al comer y quemar más calorías.

– Mantener el orden y la limpieza en nuestro entorno:

Tanto en el hogar como en el trabajo, mantener todo ordenado y limpio hará que dediquemos más esfuerzo en estas tareas y esto trae varios beneficios. Por un lado ordenará tu vida, pero por el otro, te ayudará a quemar más calorías y alejará tus pensamientos y ansiedad por la comida. Siempre hay algo que hacer, que limpiar, que ordenar y esto te mantendrá distraído/a.

– Servir los alimentos en platos de color rojo:

El color rojo es asociado con el peligro y estados de alerta. Si asociamos la comida y la dieta con los platos de color rojos estaremos enviando mensajes inconscientes a nuestro cerebro de que no comamos en exceso. Cierto o no este truco, si adicionalmente reducimos el tamaño de los platos tendremos un mayor control de las cantidades a la hora de servirnos la comida.

– Ponte sólo lo que vas a comer:

comida familiar

Esto puede ser de lógica, pero cuando tenemos delante una gran variedad de fuentes y bandejas de alimentos no te darás cuenta de lo que consumes. Igual sucede con los aperitivos y las meriendas cuando comemos directamente de la bolsa o la caja. El truco está en rehuir de comer directamente de las bandejas, es mejor quitarlas de la mesa y servirnos nuestras raciones en la cocina y luego ir a la mesa. De igual forma cuando llevemos alimentos o tentempiés al trabajo, lleva sólo las raciones adecuadas.

– Realiza actividades en compañía:

Es habitual cuando queremos perder peso contar con la motivación adecuada cuando realizamos actividades físicas. A veces nos rendimos con facilidad o una simple caminata puede resultar aburrida o monótona si la realizamos a solas. Así que es buena idea rodearnos de gente, familiares o amigos que tengan objetivos comunes para perder peso y animarse mutuamente.

– Lee libros en lugar de ver la televisión:

La televisión nos deja las manos libres para comer lo que queramos, pero si tenemos las manos ocupadas con un libro  o cualquier otra actividad manual y tu mente está ocupada, de seguro no tendrás ocasión de comer. Un buen libro con una lectura amena te hará olvidar la ansiedad de comer.

– Ten siempre frutas y verduras a la vista:

alimentos alcalinos

Compra un frutero y colócalo en la mesa o la cocina en un lugar visible. Mantenlo siempre bien surtido. De igual forma elimina todo tipo de snacks, patatas fritas, bollería, etc. No sólo es más saludable, sino que cuando nos dé mucha ansiedad la vamos a calmar con el frutero, con alimentos realmente saludables y que aunque nos excedamos un poco con ellos no tendrán tantos efectos secundarios y calmarán nuestra ansiedad.

-En la nevera sólo lo justo y necesario:

Tener la nevera como las vitrinas de los supermercados, llenas y a reventar de todo tipo de alimentos, nos dificultará las cosas para mantener la línea. Planifica todo lo que compres, ten siempre las raciones justas, que tengas siempre esa sensación de que si comes de más terminarás con las existencias y te quedarás sin comida. Llena la nevera sólo con cosas realmente necesarias y saludables. Lo ideal es ir a comprar sin hambre así evitaremos comprar cosas innecesarias.

– Intenta comer fuera lo menos posible:

Y es que cuando comemos fuera estamos más propensos a comer de forma desmedida y a no controlar la calidad de los alimentos. En casa siempre tendremos más controlado la forma en que preparamos la comida, la cantidad de aceite y los fritos.

Estos pequeños trucos para adelgazar nos ayudarán a bajar de peso, nos sentiremos más motivados y aunque son pequeños gestos a la larga recortaremos muchas calorías, pruébalos y veras como a poco te sentirás mejor.

También te puede gustar

Batidos de proteínas cuando tomarlos

Seguro que con estas indicaciones sabrás cómo elegir la frecuencia y composición para tus batidos de proteínas.