Receta para bajar de peso : Pizza light de calabacin

Sabrosa, nutritiva, baja en calorías (comparada con una de masa normal) y versátil, esta receta de Pizza light de calabacin es fácil de preparar, se puede incluso hacer con con anticipación y congelar. El secreto está en la base y da mucho juego con ingredientes que más nos guste.

Entre las masas de pizza sin harina, esta masa de Pizza light de calabacin baja en carbohidratos es la que más se aproxima a una masa de pizza típica italiana, y es que el calabacín tiene un sabor muy neutral que no destaca sobre los otros ingredientes. Es realmente sabrosa y podemos personalizarla como más nos guste.

Ingredientes:

– 2 tazas de calabacín rallado, lo más seco posible (exprimirlo con la mono o un colador)
– 2 huevos grandes batidos o 1/2 taza de huevo líquido
– 1/4 taza de harina para todo uso
– 1/4 cucharadita de sal
– 2 tazas de queso mozzarella semidescremado rallado, cantidad dividida
– 1/2 taza de queso parmesano rallado, cantidad dividida
– 2 tomates pequeños, cortados por la mitad y en rodajas
– 1/2 taza de cebolla morada picada
– 1/2 taza de pimiento morrón en juliana
– 1 cucharadita de orégano seco
– 1/2 cucharadita de albahaca seca
– Albahaca fresca picada, opcional

Preparación:

Pre calienta el horno a 350 °. Mezcle los primeros 4 ingredientes de manera uniforme hasta que estén bien incorporados, luego pasa esta masa y extiéndela en un molde de unos 30 cms (previamente engrasado con un poco de aceite) aquí puedes dejarle el grosor que más te guste. Si ves que te cuesta un poco darle la forma, puedes agregar un poco más de harina para que este más compacta.
Hornea esta base hasta que esté ligeramente dorada, de 12 a 15 minutos. Luego reduce la temperatura del horno a 300 °. Agrega los demás ingredientes y aderezos. Sigue horneando hasta que el queso se derrita, 10-12 minutos más, en los últimos minutos y si tu horno dispone de función gratinado, puedes dejarla un momento para que se haga mas crocante. Puedes ver aquí otras recetas especiales para dietas

Puedes variar el formato y hacer bases más pequeñas tipo «mini pizzas» y estarán realmente crujientes y muy vistosas para una fiesta, merienda o aperitivo.