pierde peso Carbuloss Lipo13

Unas de las tantas dietas milagrosas que pululan en la web son las llamadas dietas proteicas para bajar de peso, que consiste en eliminar casi completamente la ingesta de hidratos de carbono y basar todas las comidas en proteínas de origen animal. Sus defensores proclaman que al no recibir alimentos energéticos, el organismo comienza a quemar las reservas de grasas y se produce una efectiva pérdida de peso. Sin embargo, muchas de estas personas ignoran los peligros e ineficacia de las dietas proteicas que pueden afectar severamente la salud.

¿Por qué no sirven las dietas proteicas para bajar de peso?

ansiedad hambre dieta

La pionera de las dietas proteicas fue la llamada dieta Atkins, creada en 1970 por un cardiólogo del mismo nombre. En resumen,esta dieta elimina completamente los glúcidos como pan, azúcar, cereales, pastas, etc. para comer sólo carnes rojas y blancas, embutidos, huevos, lácteos, margarinas, aceites y algunos vegetales. De este modo, el cuerpo no recibe alimentos que pueden ser metabolizados rápidamente para el gasto energético y se ve obligado a consumir las reservas de grasas.

Una dieta para perder peso debe ser equilibrada y baja en calorías, pues de este modo se estimula la quema de depósitos de grasa alojados en el cuerpo mientras recibe los nutrientes necesarios. Los carbohidratos son necesarios, pues son el combustible que utiliza el cuerpo para fabricar energía y cubrir las necesidades diarias. En una dieta proteica se ignora completamente este hecho, y si bien es cierto que al principio se experimenta una disminución súbita del peso, éste corresponde sobre todo a agua, es decir deshidrata el organismo. Del mismo modo, la pérdida de apetito que se experimenta es contraproducente, pues ocurre cuando se agota el glucógeno del cuerpo el cuerpo consume grasas pero también el tejido muscular y se experimenta la cetosis.

¿Qué es la Cetosis?

dolor de estomago

Este tipo de alimentación presenta un desequilibrio completo en el aporte de nutrientes. Al ser tan alto el consumo de proteinas, se producen cambios metabólicos como la liberación de cuerpos cetónicos, lo que a la larga produce cetosis, es decir, el organismo genera toxinas que son procesadas por los riñones que se sobrecargan e intoxica el cuerpo. La cetosis es un síntoma de la diabetes tipo I y puede traer complicaciones en la función respiratoria y estomacal. Algunos de los síntomas de cetosis son malestar, fatiga, nauseas, mareos y alteraciones nerviosas. Como si fuera poco, una dieta alta en proteínas y grasas es causa directa de enfermedades coronarias, además de aumentar los valores de colesterol, triglicéridos y ácido úrico, poniendo en riesgo nuestra salud.

Por todos estos motivos no recomendamos seguir una dieta proteica para bajar de peso, pues están en juego la salud y delicado equilibrio del organismo. Es mejor seguir un plan de alimentación balanceado, combinado con ejercicios, como el yoga, habituales que lograrán cambiar los patrones negativos en el estilo de vida y producirán una pérdida de peso definitiva y real sin afectar tu bienestar.

También te puede gustar

Ayudas para adelgazar y perder peso

La motivación es importante a la hora de afrontar el reto de adelgazar, pero con mucha fuerza de voluntad se consiguen las metas.