alimentos y nutrientes

Los nutrientes son aquellas sustancias, aportadas normalmente por los alimentos, necesarias para la realización de las funciones que conducen al desarrollo de la vida celular, que proporcionan los requerimientos energéticos y proporcionan los materiales para la construcción de las estructuras biológicas. Son las moléculas que vienen a intervenir en las reacciones químicas que sustentan la vida, constituyéndose en los elementos básicos para llevar a cabo los procesos del intercambio metabólico necesarios para la vida.

Del aporte equilibrado de los requerimientos de nutrientes y micronutrientes y de su utilización eficaz por parte del organismo, va a depender, en primera instancia, la posibilidad para que los sistemas naturales de desarrollo y de defensa y adaptación mantengan el equilibrio orgánico en cada una de las funciones energética, reguladora y plástica y en el mantenimiento de un metabolismo equilibrado, adaptado a las circunstancias; en resumidas cuentas, para el mantenimiento y desarrollo de la vida en estado de salud.

Los elementos nutrientes son el agua, los glúcidos, los lípidos, las proteínas , las sales minerales, las vitaminas. Además intervienen los elementos catalíticos: sustancias que actúan en las reacciones químicas pero que al finalizar la reacción aparecen inalterados. Su acción es la de iniciar, estimular, o acrecentar la reacción. A destacar las enzimas y algunos micronutrientes (ciertos oligoelementos…)

Los glúcidos o hidratos de carbono se clasifican en azúcares simples, como la glucosa, la lactosa o la sacarosa y los más complejos, constituidos por moléculas más grandes, como el almidón o el glucógeno. El glucógeno es la forma que nuestro organismo almacena la glucosa La glucosa es la molécula energética esencial a nivel celular, algo así como la “gasolina” usual de la célula. Pero cuando se ingiere demasiada glucosa y ésta no se puede almacenar, se transforma en grasa. Para el uso por parte de la célula de la glucosa es necesaria la insulina, secretada por el páncreas.  La función esencial de los hidratos de carbono es energética. Del 50 al 60% de la energía necesaria para el organismo debe ser facilitada por los hidratos de carbono.

quemar grasa con carbohidratos

Las grasas simples están compuestas por moléculas de alcohol y de ácidos grasos. Estos ácidos grasos pueden  ser saturados, monoinsaturados o poliinsaturados, dependiendo de la existencia o no de enlaces dobles en la molécula y del número de esos enlaces dobles. Los ácidos grasos saturados son los causantes del aumento de colesterol en la sangre. Algunos ácidos grasos son esenciales, es decir, no pueden ser sintetizados por nuestro organismo y por tanto han de ser ingeridos en la dieta, como ocurre con el linoléico. La función de los lípidos es energética y plástica, pues viene a formar parte de la estructura de las membranas celulares. Es importante que haya un aporte equilibrado de los diferentes ácidos grasos en la dieta. Así la ingesta total de grasa no debe de superar un 30% de las necesidades calóricas totales, y la mitad, aproximadamente alrededor de un 15% debería de ser mono saturada, sobre el 8-9% poliinsaturada y no sobrepasar el 7% la ingesta de ácidos grasos saturados en el total de la dieta.

La función de las proteínas es básicamente plástica, es decir, formar estructuras, algo así como constituirse en los ladrillos que construyen nuestro cuerpo. Los elementos básicos que constituyen las proteínas son los aminoácidos, en un número total de veinte, algunos de ellos esenciales, por tanto no sintetizables por nuestro organismo y que necesariamente deben de ser aportados por la dieta. Las proteínas son cadenas de aminoácidos. Cuando estas cadenas están formadas por menos de 10 aminoácidos hablamos de oligopéptidos y de polipéptidos cuando las cadenas contienen mas de 10 aminoácidos. El consumo de proteínas debe de proveer aproximadamente del 10 al 15% de las necesidades energéticas.

Todos estos elementos, junto con las vitaminas y los minerales, conforman por tanto un sistema interrelacionado y colaboran con el fin de llevar a cabo las funciones vitales de las células, incluidas las metabólicas y adaptativas (las funciones adaptativas son parte de las genéricamente reaccionales).

infografia ciclo nutrientes
infografia ciclo nutrientes

En parte, el conocimiento de las funciones de los individuos, de sus sistemas y aparatos supone el estudio de sus procesos metabólicos, de los aportes y los intercambios que se suceden y que son el trasfondo del desarrollo de la vida en sus aspectos energético y estructural. Cada función, cada reacción fisiológica o patológica, puede ser desentrañada y estudiada, pero sólo cabe realizar valoraciones reales desde una visión de conjunto y global.

Desde este acercamiento, también los procesos “patológicos” son comprendidos. La inflamación, el edema, la necrosis…, la enfermedad muestra su entramado como respuestas a motivaciones en la búsqueda, con más o menos éxito, hacia la restauración del equilibrio. El lenguaje interno del sistema orgánico en su totalidad y en su modo de reacción con el medio empieza a conocerse a partir de las funciones mas elementales a nivel molecular y celular.

El mantenimiento de la vida y la permanencia de los sistemas en el estado de equilibrio que entendemos como salud, requiere el buen estado de los sistemas funcionales biológicos dependientes de los elementos de homeostasis y control. Esas funciones están basadas en procesos bioquímicos interrelacionados que van a depender de los sistemas de asimilación y eliminación, los elementos nutrientes (agua, glúcidos, lípidos, proteínas, sales minerales y vitaminas) y de los micronutrientes y elementos catalíticos. En conjunto conforman un sistema coordinado y relacionado, de las diferentes funciones metabólicas y adaptativas.

Las células constituyen sistemas de reacción complejos. La célula nace, respira, come, elimina productos…, crece, madura y…, muere. Hay células que además se especializan en funciones específicas: así las sanguíneas como los hematíes, o las células nerviosas para la conducción de estímulos, o las reproductoras. Las células, de alguna manera, tienen una especie de programación que le comunica su función y el momento de la muerte. La célula muere después de un número concreto de mitosis o divisiones. Los hematíes por ejemplo, tienen una vida de unos 120 días, Cada segundo nacen y mueren millones de células en nuestro organismo, muchas de ellas “patológicas” o que son desvariadas de su función normal por agentes internos y externos o por la incapacidad del mantenimiento de la homeostasis celular por parte del sistema de defensa y adaptación.

dieta alcalina pdf

El medio celular es por tanto un sistema en continuo cambio de “reequilibrio” y de adaptación ante agentes externos como estrés, tóxicos, estados de sobrecarga, infecciones, etc… Así, por ejemplo, puede producirse una clase de toxicidad mitocondrial de la que se puede derivar procesos patológicos o síntomas elementales como depresión, cansancio o alteración en mucosas y que puede ser medido en los niveles de ADN mitocondrial.

El conocimiento de los mecanismos funcionales y metabólicos a nivel celular da como resultado el que podamos actuar de manera mas directa sobre estos procesos, modulando su natural funcionamiento y su fisiología normalizada y ayudando a los mecanismos naturales de compensación cuando dejan de funcionar de manera eficaz. Siempre que hay enfermedad, esos sistemas están dañados. Sea por bloqueo funcional, o disminución de aporte de elementos necesarios o incremento no satisfecho de requerimientos.

El desequilibrio orgánico supone un modo de enfermedad que viene previamente establecido por un desequilibrio en los sistemas bioquímicos y funcionales de la célula (intracelular o extracelular, total o parcial) Previo a las funciones de los órganos se afectan las funciones celulares.

Por tanto la regulación y suplementación nutricional estudia y contempla la actuación sobre el aporte de elementos que intervienen en los procesos bioquímicos y los mecanismo funcionales celulares en la búsqueda de la buena acción y coordinación entre los órganos y los sistemas, dando, como resultado de conjunto, la salud.

Suplementos nutricionales

suplementos

La suplementación alude al aporte y control de elementos necesarios para regular los procesos bioquímicos naturales que conlleva la vida celular, de las funciones y estructuras de los sistemas vivos a ese nivel y de la conservación de las condiciones necesarias para que se lleven a cabo esos procesos bioquímicos. La suplementación no sólo pretende el aporte de las sustancias necesarias para el desarrollo de las funciones celulares, sino que lucha contra bloqueos que puedan aparecer en su normal funcionamiento, producidos por diferentes causas (tóxicas, hábitos alimentarios, medicamentosas, telúricas…, etc) o incluso de manera fisiológica por acumulación de noxas producidas de manera natural en el desarrollo de las funciones o en el incremento de esas funciones siempre que exista  merma en los medios compensadores de eliminación.

El término de suplementación implica por tanto la intervención en los procesos que mantienen en armonía las funciones de las células (como unidades elementales organizadas de la vida), tejidos y órganos o sistemas. Base de estas funciones son los procesos metabólicos celulares.

El modo de aplicación en suplementación es muy variable y a individualizar según las personas y las situaciones, siendo a veces necesaria la utilización de megadosis (como el litio para la depresión), a veces dosis fisiológicas y otras microdosis o en dilución infinitesimal. Así mismo varía según el diseño terapéutico de actuación la duración de los tratamientos, siendo en ocasiones de tipo puntual.

No tiene sentido hacer suplementación o incluso tomar productos fuera de los alimentos si no se hace dentro de plan terapéutico definido, con objetivos particulares y diseñado por profesionales. Los datos aquí vertidos lo son sólo a nivel informativo y no capacitan para la autoadministración.

Vitaminas

recetas pocas calorias

Las vitaminas junto con los oligoelementos, se constituyen en componentes esenciales dentro del sistema de intercambio metabólico. Tienen amplias funciones como enzimas o promovedoras de ellas. Su acción es básica desde el punto de vista de la bioquímica y por tanto del metabolismo íntimo celular. Son “fármacos” naturales en la inducción y regulación de los procesos moleculares que mantienen la vida por medio del metabolismo.

En su acción, a veces, inciden sobre aspectos particulares y así intervienen en funciones muy especificas sobre células o tejidos diana, pero a menudo la acción es mas sistémica, actuando en reacciones metabólicas de manera más general.

En principio las vitaminas pueden ser clasificadas en dos grandes grupos:

Vitaminas liposolubles: A, D, E, K.

Vitaminas hidrosolubles: Grupo B, vitamina C, biotina, ácido pantoténico, PABA, ácido fólico .

Antioxidantes

La actividad metabólica energética de la célula, llevada a cabo en las redes mitocondriales, así como elementos externos como las radiaciones, provocan la presencia de una serie de residuos que suponen, a corto y a largo plazo, productos agresivos para la mitocondria y para la propia célula. Esta agresión supondría un acortamiento de su periodo vital, por el envejecimiento y muerte celular prematuro y la producción de estados degenerativos patológicos. Entre esos elementos nocivos, los radicales libres son especialmente perjudiciales y agresivos para la salud celular y su presencia dará lugar al bloqueo mitocondrial y a la muerte celular.

El propio sistema orgánico tiene recursos para la eliminación de residuos, pero en ocasiones el incremento en la producción de radicales libres o el defecto en esos recursos de eliminación o su bloqueo, hace que se incremente la presencia de radicales libres con los consecuentes daños celulares y los derivados procesos de muerte celular y los procesos degenerativos y de envejecimiento.

Existe evidencia de la acción antioxidante de algunas vitaminas como el retinol (vitamina A), el ácido ascórbico (vitamina C), el tocoferol (la vitamina E) y algunos elementos como el manganeso, el selenio o el zinc. Puede que la acción antioxidante no lo sea tanto en cuanto a la eliminación de radicales libres como en cuanto a la producción.

Creatina

La creatina es un compuesto nitrogenado, derivado de tres aminoácidos, muy utilizado por los deportistas para aumentar su rendimiento. Se almacena en nuestro organismo, casi en su totalidad, en los músculos esqueléticos, unida al fósforo en forma de fosfocreatina, esa unión provoca un enlace de elevada energía, lo que posibilita la contracción muscular por mantenimiento de una molécula que llamamos ATP (AdenosinTriPhosphato).

Nuestro organismo sintetiza creatina uniendo a nivel renal dos aminoácidos, la arginina y la glicina, a las que luego, a nivel hepático, se une otro aminoácido, la metionina. También podemos ingerir creatina con la ingesta de carne (recordemos que se depositaba en músculo esquelético).

El efecto de la creatina a nivel muscular será el de retardar la fatiga muscular al estimular el metabolismo fisiológico del músculo al retardar el agotamiento del adenosintrifosfato y por tanto activar su función.

Carnitina

La carnitina es un aminoácido que en otro tiempo fue identificado como vitamina B11 y que viene siendo utilizado en la regulación del metabolismo de los lípidos (como en la lipodistrofia que aparece en enfermos del VIH bajo tratamiento con antirretrovirales) y en patología cardíacas y circulatorias.

Su acción básica estaría en relación con el incremento del metabolismo de las grasas, por el aumento de la combustión de esas moléculas a nivel mitocondrial celular. Por esa misma vía interviene en el metabolismo del colesterol. Puede asimilarse a la idea de que la carnitina incrementa el uso por parte de la célula de las grasas para ser quemadas y con la consecuencia lógica de producción de energía. Supone por tanto una activación energética que posibilita el aumento de la actividad física. Por eso la mayor parte de carnitina que poseemos en nuestro organismo esta depositada en el músculo esquelético además de en el músculo cardíaco.

La forma natural de tomar carnitina se realiza con la ingesta de carne o pescado y de algunos derivados de animales como al leche.

Ácido lipóico

Actúa  como enzima de multitud de reacciones metabólicas, entre ellas en la utilización de los azúcares por nuestro organismo.

Tiene acción antioxidante celular al ser activador de la función de las mitocondrias (son pequeños órganos dentro de la célula que tienen como función, aparte de otras como la energética, la respiración a nivel celular). Por tanto podría pensarse para ser utilizado como protector celular y metabólico general, atendiendo además a su propiedad de poder actuar como elemento hidrosoluble o liposoluble.

Ácidos grasos omega

pescado

Son una clase de lípidos que nuestro organismo, por si mismo, no esta capacitado para producir y por tanto la forma normal de adquirirlos es por medio de la alimentación. Los hay de dos tipos, los omega-3 y los omega-6

En realidad se trata de grasas poliinsaturadas, aceites que se encuentran abundantemente en los pescados, sobre todo en el pescado azul (caballa, salmón, atún…) y en menor cantidad en los aceites derivados de semillas y frutos secos (lino, nueces…)

Su gran acción es la de estabilizar el metabolismo de las grasas evitando la elevación de sustancias que en exceso son perjudiciales, como el colesterol y los triglicéridos, y así previene accidentes cerebrovasculares o cardíacos. Además intervienen en el buen estado de las membranas celulares entre ellas las neuronas y tienen efectos positivos como estimulantes inmunológico.

Glutamina

La glutamina es un aminoácido que nuestro propio organismo puede sintetizar. Es abundante en nuestro organismo, sobre todo en la sangre y a nivel muscular.

Interviene en la síntesis protéica, pero a la vez tiene actividad en el metabolismo, pudiendo tener un uso energético por parte delas células al convertirse en glucosa. Este incremeto en la actividad metabólica considerado sobre aspectos particulares supone, por ejemplo, el aumento de la actividad inmunitaria por la potenciación de macrófagos y linfocitos.

Coenzima Q-10

vitaminas y alimentos

El efecto y uso de esta coenzima radica en la mayor utilización por parte de la célula del oxígeno, elemento necesario para el metabolismo celular. Es utilizado para potenciar algunas funciones, como la inmunitaria  o la energética, por tanto la actividad y se preconiza como elemento que pueda actuar en el retardo del envejecimiento.

Arginina

La arginina es un aminoácido esencial que tiene una especial acción sobre el sistema inmunitario, de manera que incrementa la producción de linfocitos T y estimula el timo.

Como consecuencia a la activación inmunitaria va a prevenir la producción de infecciones y de tumores. Además tiene funciones en el metabolismo de la urea.

Melatonina

Se trata de una hormona que es secretada por la glándula pineal durante la noche y cuya producción va disminuyendo conforme avanza la edad, sobre todo a partir de los 50 años.

Se la ha querido introducir al mercado como una hormona milagrosa que confiera la eterna juventud o al menos retardaría el normal proceso de envejecimiento.

Su función básica sería asimilable a la de adaptador a los ciclos biológicos, modificando su acción y secreción según ciclo circadiano y anual. Sin embargo parece tener acción sobre diferentes funciones orgánicas entre las que cabría destacar la regulación ciclo vigilia, protectora de la célula de las agresión de los radicales libres, activadora de la inmunidad, reguladora del sistema hormonal, acción sedante, etc.

D.H.E.A.

La dehidroepiandrosterona (D.H.E.A.) es una prohormona que en condiciones normales es secretada por la corteza de las suprarrenales y cuya producción va disminuyendo con la edad.

Se la ha llegado a denominar “esteroide madre” por ser la precursora de otras hormonas como la testosterona o los estrógenos, parece por tanto lógico pensar que su permanencia a niveles normales facilitaría el mantenimiento del vigor y energía y ayudaría a evitar la aparición de los procesos degenerativos propios de la edad avanzada.

Se le asigna efectos moduladores sobre la función cardiovascular, hormonal, sobre la inmunidad y sobre las capacidades mentales.

Glutation

El glutation es esencial en la defensa contra los radicales libres gracias a la capacidad reductora del grupo sulfhidrilo que posee (SH), una especie de reversibilidad y facilidad para pasar de forma oxidada a forma reducida, mecanismo que va a ser utilizado por diferentes sistemas enzimáticos. El glutation (Sistema GSH) está compuesto por tres aminoácidos, la cisteína, la glicina y el ácido glutámico.

Tiene una acción directa en procesos defensivos y adaptativos del tipo de la inflamación, del envejecimiento celular, además del mencionado efecto de liberación de radicales libres.

También te puede gustar

Las dietas pueden causar depresión

Las coincidencias entre dieta y depresión son más habituales de lo que pueda parecer.